Nombre:

martes, 14 de agosto de 2007

TOLTECAS



La cultura TOLTECA es la expresión de un pueblo histórico, que se desarrollo en el norte del valle de México en el periodo posclásico temprano.
Los antropólogos e historiadores hablan de los toltecas como una cultura. En realidad son un grupo de hombres y mujeres que se reunieron para crear arte; arquitectónico, escultórico, curadores y artistas que encontraron una nueva manera de expresar su don de amor en el mundo. Se unieron en Tulancingo (Tula) al norte de la ciudad de México.

Formaron comunidades dirigidas por un anual (maestro o guía) sin embargo, algunos llegaron a ser tan poderosos que empezaron a utilizar su energía y la de otros, dejaron Tulancingo y se fueron a Teotihuacan, lugar que empezaba a ser un centro de intercambio en Mesoamérica. Los aprendices del nagual estudiaron tres costumbres Toltecas: La conciencia, la transformación y el intento. Los aprendices tuvieron que encontrar el valor de enfrentarse y de conocerse a ellos mismos, y con este conocimiento, cambiar su manera de vivir. Por otra parte, el concepto Tolteca del Amor es el del Amor incondicional que viene “de la esencia” verdadera de todo lo que “es”, la fuente que ha creado todo lo que conocemos en este sueño de vida. Para los Etnólogos e Historiadores, los Toltecas fueron los pueblos indígenas en México central principalmente del siglo 8 al siglo 12 .
Su ciudad capital fue Tula en el Estado Mexicano de Hidalgo. Después del siglo 12, los Toltecas abandonaron Tula; los códices y registros del siglo 16 hablan respecto a una diáspora Tolteca, supuestamente relacionada con la partida de su líder, Quetzalcoatl. Uno de los relatos más interesantes, contenidos en los códices es aquel que habla de la partida de Quetzalcoatl quien después de abandonar Tula se dirigió a una cueva debajo del cerro de Chapultepec (en lo que es la actual ciudad de México) en esa cueva, Quetzalcoatl entró en otra dimensión (Mictlan, Nahual o Omeyocan) y desapareció por siempre.
Los Toltecas se dispersaron a lo largo y ancho del México antiguo influenciando con su conocimiento a muchas otras culturas indígenas, tales como los Mayas.
Toltecas Supervivientes en el mundo Indígena Mexicano, en este preciso momento.
Los Toltecas están considerados como los grandes civilizadores del pasado, en el siglo 16 los Aztecas acostumbraban llamar "Tolteca" al hombre de conocimiento, como un recuerdo de la gran sabiduría de los Antiguos Toltecas, y consideraban a la Toltequidad como el más alto nivel de conocimiento que un ser humano puede alcanzar. Para la gente común son algún tipo se indio sabio que desaprecio años atrás.

¿Todavía están aquí?
En la actualidad hay comunidades indígenas en el México moderno, preservando y manteniendo vivas las prácticas de la antigua Toltequidad.
Los herederos de la antigua Toltequidad se llaman a si mismos Wirrarica, muchos de ellos hablan únicamente la lengua Wirrarica pero algunos hablan Español también. Aun cuando ellos son mas de 50,000 no todos los miembros de la comunidad comparten la misma cantidad de conocimiento relacionado con su tradición espiritual.
Entre los Wirrarica hay grupos especiales de practicantes llamados Jicareros, quienes son los guardianes de las antiguas prácticas mágicas, ellos experimentan niveles de experiencia en el mundo de la percepción que otros miembros de la comunidad no podrían ni siquiera imaginar.
La palabra "Tradición" no significa para los Wirrarika un cuerpo de creencias, sino un cuerpo de prácticas eficientes orientadas a que el practicante alcance los más altos niveles de conciencia y percepción.
Entre los Toltecas supervivientes, la figura del maestro, como estamos acostumbrados a pensar en las sociedades occidentales e inclusive en algunas sociedades no occidentales, no existe. Ellos están acostumbrados a aprender directamente del Espíritu. El hombre de conocimiento, el chaman es un mero vehículo que empuja al practicante a buscar al Espíritu en los lugares sagrados. No hay libros, no hay enseñanzas formales y no hay maestros humanos. Hay solo un conjunto de acciones específicas que constituyen en si mismas una forma de tocar la puerta del Espíritu, si el Espíritu abre la puerta, el aprendizaje empieza. No puedes simplemente escuchar acerca de Uzi (que es la palabra Wirrarika para nombrar al gran Espíritu), debes verlo y escucharlo por ti mismo, sin intermediarios. Esa es la forma del Tolteca.
Los Toltecas supervivientes son indígenas que están envueltos en su propio mundo y que no parecen estar interesados en el mundo no-indígena. Ellos no están interesados en enseñarnos o en vendernos nada, ellos están solo interesados en sobrevivir y mantener viva su tradición porque esa es su forma de asumir su propio rol como campos de energía, como verdaderos hijos e hijas del sol, con la misma naturaleza que el padre sol y con el mismo amor que nuestra gran madre la tierra.
¡Somos hijos del Sol y nuestra naturaleza es brillar!



En los setenta, Eduardo Matos Moctezuma dirigió el Proyecto Tula, realizó excavaciones estratigráficas en la plaza que llamó Tula Chico y comprobó que este recinto era varios siglos más antiguo que la ciudad principal de Tula: “Tula Chico fue el centro inicial, y a partir de ese núcleo se expandió la ciudad” . Tula Chico funcionaba como el recinto monumental de una pequeña ciudad del Epiclásico (siglos VII-IX d.C.). Tula Chico. El plano del recinto tiene algunas semejanzas con la plaza monumental de la gran ciudad, llamada Tula Grande, durante el Posclásico Temprano (siglos X y XI d.C.). Asimismo, la ubicación, en la plaza, del Juego de Pelota principal de Tula Chico es muy semejante a la del Juego de Pelota 2 de Tula Grande.Las dos pirámides de Tula Chico se encuentran en el lado norte de la plaza, misma ubicación de la Pirámide B en Tula Grande. En el lado norte también hay una gran plataforma rectangular con columnas que tiene algunas semejanzas con el Palacio Quemado.

ESCULTURAS DE LA ELITEDurante las temporadas de 2002 y 2003, se excavaron dos sectores de Tula Chico, se rescataron importantes esculturas relacionadas con la elite. se exploraron dos salas de la fase Corral muy dañadas por incendios prehispánicos pero en las que, a pesar de eso, se localizaron entre los escombros numerosos fragmentos de lápidas con relieves de personajes de la elite, con vestimentas muy parecidas a las representaciones de nobles toltecas en el arte de Tula Grande.
Los toltecas dominaron un amplio territorio, pero no por mucho tiempo. Hacia el año 1.200 d.C. su fuerza fue destruida por nuevos grupos de invasores. El final de Tula se parece al de Teotihuacán, hacia 1,170 la ciudad y su centro ceremonial fueron prácticamente destruidos; sin embargo, la influencia de los toltecas sobrevivió en varios sitios. Tal es el caso de Chichén Itzá, en la región maya en Yucatán, cuya arquitectura y esculturas, como el Chac-mool, se parecen extraordinariamente entre sí. (Ver pp.112 y 113 de libro de Historia de 5o. de primaria). La ruina de Tula favoreció la entrada de nuevos grupos al altiplano que se asentaron en Tenayuca, a Texcoco llegaron grupos nahuas de la Mixteca.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal